El negocio del acero está mejorando en Estados Unidos y se ve al 2011 con optimismo