Los grupos Gallardo y Olarra invierten en sus centros de producción